Cuaderno de bitácora de un viajero a lo pasado de la ciudad que le vio nacer. Pequeñas cápsulas del tiempo, pequeñas curiosidades que voy descubriendo en el papel de los libros y periódicos de aquellos que fueron testigos de otro tiempo, y que con estos artículos vuelven a la luz. Quedan invitados a acompañarme en este viaje.

sábado, 10 de diciembre de 2016

¡Abajo los cajones! o el tumultuoso mercado de Badajoz de julio de 1855



Mediado el siglo XIX, había en Badajoz un mercado con cerca de cien cajones de mampostería en la Plaza Alta, propiedad de varios particulares que los alquilaban a los vendedores.

El 20 de julio de 1855 El Correo de Badajoz empezaba un artículo en estos términos: “El día 17 de julio quedará eternamente grabado en el corazón de los hijos de Badajoz, cual igual día en los invictos madrileños que sucumbieron en las calles de la capital conquistando nuestras libertades”. Con este comienzo nos da a entender que la tuvieron que liar parda. Badajoz no solía salir mucho en la prensa nacional, pero en esta ocasión nos ganamos a pulso el derecho a la repercusión mediática en los periódicos nacionales.

Vamos a situarnos antes un poco en esta época de los espadones, en que los generales de prestigio lideraban los partidos políticos y recurrían al pronunciamiento para intentar hacerse con el gobierno o condicionar su rumbo, fenómeno que se repite una y otra vez durante el reinado de Isabel II (1843-1868).

A mediados del siglo XIX estábamos en la época moderada de Narváez, y parecía que estaba ya consolidada la implantación del Régimen Liberal. La revolución de 1848 en Europa, en España no pasó de algaradas y en un conato de insurrección. Narváez actúa con contundencia.

Va a ser la época de nuestro Donoso Cortés, cuyo famoso discurso en las Cortes sobre la corrupción hará dimitir a Narváez en 1850, o la de nuestro Bravo Murillo, que durante 1851 y 1852 intentó crear una burocracia moderna y eficiente, y fue decisivo en el impulso de obras públicas (ferrocarriles, carreteras, etc…), pero fracasará en el intento de modificar la Constitución, lo que le hará dimitir.

El partido Moderado se va a ir desintegrando tras tres efímeros gobiernos, lo que provocará el renacimiento de los Progresistas. En 1854 se va a producir un pronunciamiento militar moderado (sector del moderantismo puritano descontento), actividades insurreccionales progresistas y una amplia movilización popular.

El 28 de junio de 1854 se produce el pronunciamiento de O´Donnell (moderado), que no termina de triunfar, y los Progresistas se movilizan a través de un manifiesto de Cánovas del Castillo, que buscaba una regeneración liberal, que firmará también el propio O’Donnell.

Proliferan los levantamientos populares apoyados por los progresistas, que se convierten en una revolución, una especie de versión retrasada de las de 1848 en Europa. El gobierno dimite y se forma un gobierno de coalición liberal de progresistas y moderados puritanos, encabezado por Espartero (progresista) y en el que entra O’Donnell.

Comienza el bienio progresista (1854-1856), donde se restaura la Milicia Nacional y los Ayuntamientos vuelven a ser electivos, aunque se va a continuar en este periodo con la inestabilidad política, con reestructuraciones del gobierno, levantamiento carlista, desamortización de Madoz etc…

En este entorno se van a mover los sucesos de julio de 1855 en Badajoz en los que nos vamos a sumergir.

Como principiábamos, mediado el siglo XIX, había en Badajoz un mercado con cerca de cien cajones de mampostería en la Plaza Alta, propiedad de varios particulares que los alquilaban a los vendedores. La obra fue haciéndose por partes, iniciándose en 1843 y culminándose en 1851. Había tres filas de puestos, dos paralelas a los lados mayores de la plaza con un amplio espacio libre entre los mismos, y un tercero cercano al Edificio del Peso.

 Cuando el 20 de julio de 1854 se adhirió Badajoz al alzamiento de otras provincias, con el general Trillo, gobernador de la Plaza, a la cabeza de la Junta Revolucionaria, los vendedores ambulantes pidieron tumultuosamente vender donde quisiera uno, lo que consiguen.

Son siempre buenos tiempos para conseguir romper algunos derechos y prohibiciones con los cambios políticos, pero como suele ocurrir en la mayoría de los casos, hay mucha gente preparada para cambiar lo que haga falta para que todo siga igual.

Desde hacía un año, el ayuntamiento era progresista, el gobernador civil era progresista, pero claro, los propietarios de los puestos también eran progresistas. Pronto comenzaron sus reclamaciones. El Ayuntamiento había concedido otro sitio a los vendedores ambulantes que quisieran, sin pagar alquiler, aunque no estaba muy bien acondicionado y no tenía cajones, mientras que se instruía el expediente de reclamación de los propietarios.

Los propietarios finalmente consiguen que se dictara una real orden prohibiendo vender comestibles fuera de los cajones de la plaza del mercado. Durante siete meses estuvo el Ayuntamiento intentando negociar a la baja el precio de los alquileres con los propietarios. En abril de 1855 traslada a los vendedores a otro lugar aún peor, hasta que no tuvo más remedio de dictar un bando el 1 de julio de 1855 con la prohibición de vender fuera de los lugares asignados en los puestos de la Plaza Alta, o bien en su casa, que entraría en vigor a los quince días.

Llegó el día 16 de julio, día de entrada en vigor de la prohibición, presentándose en la plaza alguaciles y agentes para señalar a los vendedores los cajones que debían ocupar, so pena de ser multados.

Los cuatro cajones para expender carne se ocuparon inmediatamente, ya que los que la venden la recibían del Ayuntamiento, que tenía el derecho de comprar y matar las reses, no permitiendo que ningún particular lo hiciese por su cuenta, a no ser que pagase como impuesto la piel, manos y menudo de las reses.

Después llegaron los panaderos, a los cuales les fue intimada la orden de ocupar sus cajones, la cual desobedecieron marchándose a sus casas, excepto tres que se pusieron a vender.

Los expendedores de hortalizas no aparecieron, instalándose en la plaza del Reló, que estaba junto a la torre de Espantaperros, y en las afueras de la puerta de Trinidad.

El día 17 de julio el alcalde 1º ordena que se clausuren los puestos que estén colocados fuera del mercado, y se impongan multas de seis reales. Se pagaron las multas, pero empezaron a proferirse gritos y amenazas de que esa noche destruirían los cajones.

Al anochecer, sobre las ocho, se fueron reuniendo varios grupos de vendedores en la plaza de San Juan, que finalmente formaron uno solo. Como a estas cosas y alborotos se apunta todo el mundo que tiene algo que protestar, y además había ya un latente cabreo en la población por la falta de jornales, el asunto de los cajones prendió la mecha.

Empezaron a gritar ¡Abajo los cajones! ¡Abajo el ayuntamiento! ¡Mueran los santones!, hasta que, después de romper los cristales de la casa de la viuda de Carrillo y sobrinos, uno de los propietarios de cajones, pasaron a la plaza del Mercado y comenzaron a derribarlos sin oposición de la autoridad. Con las puertas y demás maderas hicieron una hoguera que iluminaba esa parte de la ciudad, formando después barricadas en las ocho bocacalles que dan acceso hacia la Plaza Alta, quedando tras ellas, armados y dispuestos a defenderlas.

La barricada más notable por su fortaleza y número de defensores fue la de la calle Mesones, hoy San Pedro de Alcántara. La destrucción seguía, aumentando el número de hombres, mujeres e incluso niños que se sumaban a la demolición y al jaleo.

Las tropas se habían concentrado en los cuarteles, numerosas patrullas recorrían la población, y todo hacía suponer que se iba a dar un combate.

La Milicia Nacional se reunió en diferentes puntos, con la compañía de artillería en la plaza de San Andrés.

Como habíamos dicho al principio, con la llegada nuevamente en 1854 de los progresistas y Espartero al poder, se restaura la Milicia Nacional, que había sido disuelta por Narváez en 1844, encomendando más tarde sus tareas a la recién creada Guardia Civil. Nació durante el Trienio Liberal (1820-1823). Abolida por Fernando VII, reapareció nuevamente en 1837 durante la Regencia de Mª Cristina. Fue uno de los caballos de batalla de la rivalidad y lucha por el poder de Narváez y Espartero, líderes de las dos facciones liberales, los moderados y los progresistas. En 1856 volverá a ser disuelta, en este caso por O’Donnell.

Las tropas de la guarnición militar formaron en sus respectivos cuarteles. El capitán general Manuel Lebrón, decide no tomar una parte directa y activa en los sucesos mientras que no hubiese una confrontación y se le reclamase su ayuda.

Por orden del gobernador civil Ramón Cuervo, se reúnen las fuerzas disponibles de 20 guardias civiles y 30 carabineros, que ocupan la muralla del castillo más próxima al mercado y bocacalles inmediatas a la plaza del Reloj, quedando a la expectativa.

El gobernador civil se proponía que la Guardia civil y Carabineros entrasen por una parte en la plaza del mercado al mismo tiempo que él penetraba por otras bocacalles con la Milicia Nacional, pero resultaba que una parte de dicha Milicia, y no la menor, se puso de parte de los vendedores, y habían incluso pasado a defender las barricadas, lo que hizo que el gobernador no creyese prudente, por poder producirse un conflicto mayor, la intervención.

La tensión aumentaba. Un grupo armado baja desde la plaza por la calle Jarilla a exigir la retirada de la Guardia civil y Carabineros, que logra ser contenido por oficiales de la Milicia Nacional, que convencieron de que dicha fuerza no se retiraría sin órdenes superiores.

Todo quedaba en tensa espera, hasta que las fuerzas de la guardia civil y carabineros son relevadas por la compañía de artillería de nacionales, con su jefe a la cabeza, el subinspector Vicente Orduña, retirándose a sus respectivos cuarteles por orden del gobernador civil.

A las cuatro de la madrugada del día 18 las patrullas de la Milicia Nacional regresaron a sus cuarteles, donde se personó el gobernador civil para darles una alocución. Viendo que el alboroto no tenía carácter político, el gobernador mandó descansar a las fuerzas, quedando sólo un retén de 100 hombres.

Pero amanecía el día 18, y los alborotadores triunfantes exigieron la renuncia del Ayuntamiento y la destrucción del matadero, que encarecía mucho el precio de la carne en perjuicio de las clases pobres.

A las cuatro de la tarde se publica un bando en que se participa al pueblo que el Ayuntamiento había dimitido. Querían evitar que el conflicto pudiera ir en aumento. En una reunión celebrada en casa del Capitán general, a la que asistieron los oficiales de la Milicia Nacional, quedó autorizado su subinspector Vicente Orduña para disponer la elección de un nuevo ayuntamiento.

Vicente Orduña, después de una corta alocución en que exhortaba al orden y tranquilidad, citó al vecindario para que a las cinco esa misma tarde en las Casa Consistoriales, con el fin de nombrar otro Ayuntamiento, que lo sería interinamente hasta que se eligiese otro nuevo. Reunió dos vecinos de cada uno de los doce barrios en que la ciudad estaba dividida, a fin de que votaran los concejales.

Casualidades o no, el propio Vicente Orduña fue elegido alcalde 1º.

El primer bando del nuevo alcalde constitucional facultó a los vendedores ambulantes para que se colocara cada uno donde mejor fuera de su antojo, presentándose en la plaza del mercado, donde hizo que cesaran en su faena destructora los que derribaban los cajones, prometiéndoles enviar presidiarios para que sacaran los escombros.

El 9 de agosto el gobernador civil Ramón Cuervo será “trasladado” por el Consejo de ministros a Ciudad Real. El nuevo gobernador José Montemayor intenta reorganizar la Milicia Nacional mediante un expurgo, pero los considerados desafectos se negaron a entregar las armas, teniendo el gobernador que revocar sus disposiciones.

A mediados de septiembre se autoriza al Ayuntamiento para limpiar la plaza del mercado de los escombros y paredones que aún tenía, y pocos días después, se aprobó el expediente que presentó a la Diputación el Ayuntamiento para desescombrar la plaza del mercado con su propuesta de gasto, indicando que los depositase en el castillo.

Y muerto el perro, se acabó la rabia…




jueves, 19 de mayo de 2016

Balas de Agosto, Badajoz 1936



 

El presente libro es fruto del trabajo de investigación que llevamos a cabo los tres autores entre los años 2007 y 2010 relativos al primer mes de guerra civil en la provincia de Badajoz.


El trabajo se dividió en dos bloques diferenciados y complementarios. La primera parte tenía como relato principal la primera fase de la marcha de la vanguardia del Ejército de África hacia Madrid, que finaliza con la toma de Badajoz el 14 de agosto de 1936.


La segunda parte del trabajo versaba sobre la guerra de la propaganda relativa a los fusilamientos acaecidos en Badajoz tras su ocupación.


En una primera publicación, que vio la luz en el año 2010 bajo el título “La Matanza de Badajoz ante los muros de la Propaganda”, se incluían los dos bloques, pero en el primero de ellos, se hizo un resumen de las operaciones militares, donde la columna vertebral del relato se basó en las crónicas periodísticas.


En este libro, que complementa al anterior, podrá encontrar las operaciones militares de una manera pormenorizada, con numerosas notas al pie, detallando especialmente la Batalla de los Santos de Maimona, y las ocupaciones de Mérida y Badajoz.

 Las fuentes principales utilizadas son en su mayoría inéditas, y están conformadas por cientos de hojas de servicios de los protagonistas, diarios de operaciones de las distintas unidades que intervinieron, partes, órdenes e incidencias de los tabores de Regulares y banderas de la Legión, infantería, ingenieros, aviación, testimonios orales y escritos, etc



Añadimos en esta ocasión planos explicativos, para poder seguir y entender mejor las operaciones militares relatadas en el libro, elaborados por Fernando Ortiz Martínez, así como un índice onomástico.
  


En el comienzo de la sublevación militar, las fuerzas armadas y de orden público de la provincia de Badajoz, aunque con muchas dudas y por diversas circunstancias, no se sumaron al alzamiento. Tan solo las fuerzas de la Guardia Civil de una de las cinco compañías desplegadas en la provincia, la que tenía como cabecera Villanueva de la Serena, se unió a los golpistas, pero antes de que acabara el mes de julio la totalidad de la provincia era controlada por el Gobierno y las milicias de las organizaciones del Frente Popular.

Todo parecía indicar que los partidarios del Gobierno iban a conseguir sofocar la rebelión en la Península. En la provincia de Badajoz ya se pensaba en formar columnas para atacar a los sublevados de Cáceres y Sevilla.

Mientras tanto, las fuerzas del Ejército de África conseguían ir pasando poco a poco hacia la Península, y una vez conformadas las primeras dos columnas de choque, se las envió a abrir camino hacia Madrid.

Las fuerzas de Asensio, primeras que salieron de Sevilla, fueron las encargadas de avanzar en vanguardia, abriendo camino a través de la carretera general. Tuvieron el primer gran combate en Los Santos de Maimona, mientras que las fuerzas de Castejón zigzagueaban ocupando las poblaciones más importantes a derecha e izquierda del eje de progresión, tratando de asegurar los flancos.

Las fuerzas regulares y milicias frentepopulistas afines al Gobierno a duras penas consiguieron retrasar el avance en espera de una ayuda de Madrid que llegaría tarde y mal.

La resistencia encontrada y la posibilidad de la llegada de refuerzos gubernamentales de Madrid, hicieron abortar el ataque a Badajoz inicialmente planeado por las fuerzas de Castejón, para que todas las tropas disponibles confluyeran bajo el mando de Asensio en el ataque a Mérida, incluidas las desplazadas desde Cáceres y una nueva columna desde Sevilla.

La ciudad de Badajoz pasó de la expectante tranquilidad del mes de julio, a la angustia de sufrir una vez más en su historia los trágicos avatares de un nuevo asedio. Los milicianos llegados como refuerzo a primeros de agosto aumentaron la tensión. La noticia de la derrota en Los Santos de Maimona precipitó los acontecimientos: inicio de los asesinatos, intento de asalto a la cárcel, sublevación en el cuartel de la Guardia Civil… Con el aumento de los bombardeos aéreos el éxodo de las familias que huían hacia Portugal y las zonas rurales se hizo cada vez mayor.

La descripción detallada de los combates y toma de localidades por parte de las Banderas de la Legión y de los Tabores de Regulares, nos ha permitido comprobar la forma de combatir de estas fuerzas de choque, puesta ya en práctica en las guerras de África. La columna atacante se dividía en tres partes. Mientras que una de ellas fijaba al enemigo de frente, otra unidad realizaba un movimiento envolvente que hacía desaparecer la resistencia, poniendo a los defensores en fuga cuando se sentían copados. Siempre se dejaba una salida al enemigo para evitar la resistencia a ultranza. Una tercera parte de la fuerza quedaba en reserva para actuar en caso necesario donde hiciese falta. En la siguiente operación se rotaban los roles de las unidades.

El gran quebradero de cabeza de la Columna Madrid fue, sin duda, la Aviación gubernamental, que aunque de actuación intermitente, hizo bastante daño, siendo la causante del mayor número de bajas en las tropas alzadas.

Las primeras horas del día 14 de agosto fueron críticas para Yagüe. Había fracasado en la toma de Badajoz la tarde anterior, la Aviación gubernamental hacía estragos en sus filas, y Mérida sufría un contraataque. Podía quedarse atrapado entre dos fuegos.

La famosa entrada de los legionarios por la llamada “brecha de la muerte”, en el baluarte de la Trinidad, quizás fue fruto de la precipitación por la delicada situación en que se encontraban con el paso de las horas, de unas fuerzas tan alejadas ya de Sevilla.

La acción conjunta de la Aviación y la Artillería de los sublevados, y el movimiento envolvente de las fuerzas de Castejón abrieron camino. Los defensores de Badajoz escapaban a través del puente de Palmas, dejado expedito por los atacantes, que buscaban precisamente dicha huida. Esto provocó que numerosas fuerzas del regimiento Castilla se pudieran pasar a las tropas de Castejón y facilitarle de este modo la entrada a la ciudad.

A la par de los combates de estos días, que costaron grandes pérdidas, sobre todo entre los defensores, se desató una espiral de asesinatos que parecía no tener fin. Los prisioneros de guerra hechos por los sublevados, que no pertenecían a fuerzas regulares, eran pasados por las armas, así como los que eran acusados de haber participado en los anteriores desmanes y asesinatos de desafectos al Gobierno frentepopulista, lo que a su vez provocaba nuevos asesinatos y venganzas en las poblaciones aún no ocupadas.

Los fusilamientos de Badajoz, ya fueron profusamente tratados en nuestro anterior libro titulado “La Matanza de Badajoz ante los muros de la Propaganda”. Tras la caída de la ciudad las fuerzas sublevadas actuaron de igual forma que lo habían hecho en la ocupación de otras localidades, y como lo siguieron haciendo después. Los milicianos que no habían conseguido huir y eran hechos prisioneros, eran fusilados, o simplemente no se hacían prisioneros.

En Badajoz los combates fueron intensos y se luchó por las calles. Los fusilamientos de milicianos hechos prisioneros el día 14 se realizaron en la plaza de San Juan, en un número aproximado de ochenta, y frente a la Comandancia Militar, en un número de catorce. Las instalaciones anejas a la plaza de toros fueron utilizadas como centro de detención de aquellos que inicialmente se consideraron desafectos a los sublevados y apresados en las afueras de la ciudad. De allí sacaron a decenas de prisioneros de los que se sospechaba que había participado en la defensa o en los desmanes de días anteriores, para ser posteriormente fusilados. El total de fallecidos en combate y fusilados en Badajoz hasta el día 18 de agosto podría cifrarse entre 450 y 500, pudiendo aventurarse que la mitad sería los pasados por las armas.

El fusilamiento de los prisioneros de guerra fue práctica habitual en ambos bandos al inicio de la contienda. El hecho diferencial de Badajoz no fue la existencia de ellos, sino su utilización en la guerra de la propaganda posterior.

Con la ocupación de Mérida y Badajoz culminaba la primera fase de la marcha sobre Madrid del Ejército de África. Quedaban así unidas las zonas sublevadas del Norte y del Sur.

          La provincia de Badajoz resultaba ahora dividida en dos mitades separadas por un estrecho corredor que enlazaba Sevilla con Mérida, por el que iban a ir discurriendo las fuerzas de choque del Ejército de Franco. Quedaría a cargo del Ejército del Sur de Queipo de Llano su futuro ensanchamiento a Este y Oeste, hasta conformar los frentes. 

Inmediatamente después de la toma de Badajoz, las unidades de Yagüe tuvieron que continuar hacia el Norte. Inicialmente para reforzar la defensa de Navalmoral de la Mata, lugar donde chocaban una y otra vez las fuerzas gubernamentales de Madrid. Las fuerzas de Castejón fracasarían en el intento de penetrar hacia Medellín y Don Benito, lugar desde donde salían los aviones gubernamentales a bombardearles, pero triunfaron contra la conocida como “columna Fantasma” rompiendo el asedio a Guadalupe.

La llegada de más fuerzas procedentes de África, que iban asegurando la vía abierta hacia capital del país, posibilitó el avance hacia la línea del Tajo, siguiente fase de la Columna Madrid, pero la operación posterior para liberar a los asediados en el Alcázar de Toledo dio tiempo a preparar la defensa de Madrid a la que llegaron las Brigadas Internacionales. La Columna Madrid no conseguiría por tanto su objetivo final y la Guerra Civil se alargaba irremediablemente.

LIBRERIAS VENTA A DISTANCIA
(P.V.P. 15 € + gastos de envio)

LIBRERIA COLÓN

LIBRERIA UNIVERSITAS

LIBRERIA MERCURIO

LIBRERIA PADRE RAFAEL      


AUDIOLIBRO
(primeras páginas)

IVOOX


INDICE DE CONTENIDOS
 
I.- Badajoz en los primeros días del movimiento militar (17 al 21 de julio) 17

- Graves desórdenes en el Sur de Badajoz 22
- El Regimiento Argel se subleva en Cáceres 26
- Sublevación de la Guardia Civil en Villanueva de la Serena 27
- La mayoría de la Guardia Civil de la provincia no secunda el llamamiento 29
- Fuerzas del Regimiento Castilla son enviadas a Madrid 30
- La Guardia Civil abandona Azuaga 33
- Los sublevados en Quintana de la Serena se rinden 33

II.- Badajoz bajo el control gubernamental (22 de julio - 2 de agosto) 35

- En Badajoz aumenta la tensión 36
- Fuertes combates en Villanueva de la Serena 37
- La Guardia Civil sublevada en Castuera se retira a Villanueva de la Serena 38
- Detención del tren en San Vicente de Alcántara 38
- Se ordena la concentración de la Guardia Civil de la provincia de Badajoz 39
- Villanueva de la Serena es bombardeada y Castuera, sitiada 40
- Incidentes en la frontera con Portugal 41
- Castuera es recuperada por las milicias frentepopulistas 44
- Los sublevados de Villanueva de la Serena resisten 44
- El coronel Puigdengolas llega a Badajoz y reorganiza las fuerzas 45
- La situación en Villanueva de la Serena va empeorando para los sublevados 48
- San Vicente de Alcántara es ocupado por fuerzas del Rgto. Argel de Cáceres 49
- En Villanueva de la Serena se combate en las calles 49
- La Guardia Civil de Guareña es detenida y conducida a Badajoz 50
- El coronel Puigdengolas recupera el control de San Vicente de Alcántara 50
- En Villanueva de la Serena el cerco se va estrechando 51
- La Guardia Civil concentrada en Fregenal de la Sierra se niega ir a Madrid 51
- Incautación del periódico HOY 52
- Los sublevados evacuan Villanueva de la Serena 53
- Las fuerzas frentepopulistas recuperan Villanueva de la Serena 54
- La Guardia Civil es enviada a Madrid 55
- Deserción de la Guardia Civil en la Estación de Medellín 56
- Milicias de Madrid impulsan la persecución religiosa 58
- En Badajoz, la persecución religiosa se recrudece 59

III.- La vanguardia de la Columna Madrid penetra en Extremadura (2 al 5 de agosto) 63

- Franco ordena el comienzo del avance hacia Madrid 63
- Sale la Columna Asensio, primera de las columnas del Ejército expedicionario 64
- La columna Asensio continúa su marcha de aproximación a Extremadura 65
- Parte de Sevilla la segunda de las Columnas. La columna Castejón 68
- La Columna Asensio llega a Santa Olalla 68
- El traslado de la Guardia Civil concentrada en Fregenal de la Sierra 69
- La Columna Asensio penetra en Extremadura y ocupa Monesterio 72
- La Guardia Civil concentrada en Llerena se une a los rebeldes 74
- Ocupación de Llerena por la Columna Castejón 76
- La batalla de los Santos de Maimona 82
- Las milicias de Jerez de los Caballeros se apoderan de Cumbres Mayores 97

IV.- Asalto a la cárcel y sublevación de la Guardia Civil (5 al 7 de agosto) 99

- El asalto a la cárcel de Badajoz 99
- Sublevación del cuartel de la Guardia Civil 104
- Comienzan las deserciones y huidas a Portugal 120
- Asesinatos en Badajoz 122

V.- Avance de la Columna Madrid hasta Mérida (6 al 11 de agosto) 125

- Ocupación de Zafra 127
- Ocupación de Almendralejo 127
- La columna de Asensio continúa en Almendralejo 131
- Se suspende la operación sobre Badajoz de la columna Castejón 134
- Operaciones secundarias 136
- Ocupación de Villafranca de los Barros 137
- Bombardeo en Badajoz 137
- Continúan los asesinatos en Badajoz 138
- La Aviación rebelde bombardea Mérida 139
- En Almendralejo continúan los intentos de rendir la iglesia 139
- Llega la Columna Tella a Almendralejo 140
- La Columna Cartón ataca Villafranca de los Barros 141
- Comienza la aproximación sobre Mérida 142
- La Aviación Legionaria actúa sobre Mérida 142
- El resto de las fuerzas de Asensio comienzan a dirigirse hacia Mérida 143
- Bombardeo en Badajoz 145
- Preparativos para la toma de Mérida 147
- Combates de Castejón en la aproximación a Mérida 149
- Asalto y ocupación de Mérida 151
- Final de la resistencia en la iglesia de Almendralejo 157
- La espiral de represión y venganza de los comités revolucionarios 158

VI.- Objetivo Badajoz (12 y 13 de agosto) 161

- La Aviación Legionaria bombardea Badajoz 161
- El puesto de Carabineros de la frontera se subleva 162
- El gobernador Granados huye a Portugal 164
- Las fuerzas de Yagüe emprenden la marcha hacia Badajoz 166
- La Aviación gubernamental bombardea Mérida 167
- Comienzan los bombardeos rebeldes preparatorios al asalto de Badajoz 172
- La Columna Castejón llega a las proximidades de Badajoz 174
- Las fuerzas de Puigdengolas en la defensa de Badajoz 176
- Segundo bombardeo rebelde a Badajoz 177
- La frontera de Caya sigue dominada por los carabineros sublevados 179
- Un grupo de milicianos atraviesan la frontera portuguesa 181
- Comienza el asalto a Badajoz 184
- La Agrupación Castejón comienza a rodear la ciudad 185
- La Agrupación Asensio toma el barrio extramuros de San Roque 187
- La Agrupación Castejón ocupa extramuros el Cuartel de Menacho 191
- Aviones rebeldes aterrizan en la frontera portuguesa 194

VII.- Asalto a Badajoz y contraataque de Mérida (14 de agosto) 197

- Se reanudan las operaciones para el asalto a Badajoz 197
- Contraataque gubernamental a Mérida 202
- Fuerzas del Regimiento Castilla se pasan a los rebeldes 204
- La huida de las milicias continúa 205
- Huida del coronel Puigdengolas 206
- Fuerzas de Castejón penetran por sorpresa en el Cuartel de la Bomba 208
- Asalto a la brecha del baluarte de la Trinidad 212
- El asalto por el sector Norte 217
- Fracasa el contrataque gubernamental a Mérida 220
- Últimos reductos de resistencia en Badajoz 223

Epílogo 229

Bajas de la Columna Madrid en Badajoz (13 y 14 de agosto) 233

Bajas de la Columna Madrid (del 3 al 14 de agosto) 237

Planos y gráficos 239



ÍNDICE ONOMÁSTICO

Acedo Frías, Félix · 28, 54
Acosta López, Fernando · 19, 46, 69, 72, 73, 74, 83, 89, 101, 104, 112, 118, 176, 219
Alarcón de la Lastra, Luis · 136
Alba Moreno, Francisco · 97
Albanchez Fuentes, Natalio · 234
Albarrán de la Cruz, Luis · 87
Alcalá Torres, Juan · 147, 188
Alcaraz y Alenda, José María · 59, 261
Alejandro Méndez, José · 70, 71
Alexandre Vizuete, Juan · 25
Alguacil Cobos, Luis · 27, 39, 55, 56
Alguacil Espinar, corneta · 234
Aliseda Olivares, José · 32, 59
Almansa Díaz, José · 82, 85, 86
Almarza Herranz, Nicanor · 35
Almeda García, Andrés · 33, 37
Almeida Segura, Manuel · 102
Almoguera Martínez, Romualdo · 18
Alonso Bejarano, Manuel · 150
Alonso García, Enrique · 19, 31, 50, 204, 227
Alonso Vega, Camilo · 29
Álvarez Canchales, Ceferino · 56
Álvarez Díez, Manuel · 26, 27
Álvarez Entrena, José · 140, 148, 166, 202, 203
Álvarez Fróix, Andrés · 213
Álvarez Montero, Manuel · 54
Álvarez Rodríguez, José · 95
Álvarez Rojas, Francisco· 25
Amador de los Ríos Cabezón, Rodrigo · 68, 76, 148, 149, 152, 167, 185
Amar Quebdana, Hamed ben · 235
Amar Tetuani, Mohamed ben · 235
Andrés Pons, Felipe · 150
Andreu Romero, Luis· 18
Ansoleaga Esteban, Pedro · 78, 191
Antón Orejuela, Alberto · 24, 32, 36, 40
Ardil Gil, Fabián · 129
Artigas Rivero, Eduardo · 88, 188, 214, 234
Asensio Cabanillas, Carlos · 64, 65, 66, 68, 69, 72, 73, 75, 76, 82, 84, 86, 88, 89, 105, 110, 125, 126, 127, 128, 129, 130, 131, 132, 133, 134, 135, 136, 137, 141, 142, 143, 144, 154, 156, 166, 167, 175, 187, 199, 212, 214, 227, 229, 230, 233, 237, 239
Aunión Piñero, Antonio · 138
Azaña Díaz, Manuel · 22
Bagace Torrado, José · 215
Balas Lizárraga, Antonio · 31
Bárcena González, Francisco · 72, 86, 129, 132, 141, 147, 188, 190, 217, 220
Barón Mora-Figueroa, Fernando · 68, 79, 127, 189
Barrena Vizcano, Francisco · 56
Barrera Vadillo, Francisco · 223
Barrero Bote, Vicente · 50
Barrero Vaca, Manuel · 50
Barroso González, Pedro · 54
Batuera Rodríguez, Ignacio · 150
Bayón Villalba, Eladio · 26
Béjar Martínez, Antonio · 139
Benigno Cardeñoso · 221
Benítez Ávila, Luis · 46, 101, 106, 113, 172, 173, 208
Benítez Viera, Santiago · 119
Benito Agras, Félix · 60
Bermejo Rubio, Francisco · 25
Berrocal Micharet, Federico · 206
Bertomeu Bisquert, Antonio· 19, 31, 47, 50, 70, 74, 83, 113, 114, 176, 177, 191, 192, 206, 215, 216
Blanco Álvarez, Ildefonso · 21
Blanco Garrón, Santiago · 26
Blanco Gordón, Julián · 25
Blázquez Sánchez, José Luis · 31
Bonomi, Ruggero · 142
Borrega Márquez, Bartolomé · 234
Borrego Martínez, Joaquín · 19, 31, 48, 50, 113, 223
Bravo González, Antonio · 119, 123
Bravo Montero, Manuel · 29
Bravo Moraño, Martín · 33, 37, 38, 40
Bustamante Molina, Ricardo · 70
Cabalgante Vilela, Ramiro · 31, 48
Cabanellas Ferrer, Virgilio · 22
Cabezo Guisado, Joaquín · 54
Cáceres Durán, Pedro · 50
Cáceres Gómez, Antonio · 44
Calderón Rinaldi, José · 49, 50, 51, 69, 70, 72, 73, 74, 84, 85, 87, 176
Caldú Albeza, Pascual · 150
Camacho Caballero, Bonifacio · 44
Camacho Rangel, Francisco · 150
Camino Parladé, Manuel del · 30
Caminos Medina, Pedro · 103
Camisón Serrano, Ramón · 51
Campini Fernández, Vicente · 52, 53
Campos Villa, Modesto · 148
Candelas Chacón, Antonio · 234
Cano Fernández, Pedro · 37
Canos Fenollosa, Francisco · 88, 188
Cansado Peinado, Isidro · 138
Cantero Ortega, José · 17, 18, 21, 22, 30, 31, 45, 46, 47, 204, 215, 227
Capablanca Moreno, Manuel · 85, 110, 129, 188
Corbín Ondarza, Jesús · 27
Caracuel Carvajal, Joaquín · 233
Carande Uribe, Agustín · 21, 103
Carazo Blanco, Teodoro · 28, 54
Carmona de la Sota, José · 191
Caro Torres, David · 100, 103
Carpintero López, Buenaventura · 74, 83
Carracedo Blázquez, Manuel · 18, 224
Carrascal Salamanca, Fernando · 25
Carrasco Fernández-Blanco, Arcadio · 21
Carretero Polo, Sebastián · 39, 50, 192, 193
Carrillo Durán, Alfonso · 30, 178
Carrión Calle, Antonio · 234
Carrión Pérez, Jorge · 79, 81
Carvajal del Barco, Antonio · 234
Carvajal Domínguez, Antonio · 25
Casares Quiroga, Santiago · 22
Casquero García-Baltasar, Tomás · 126, 127, 128, 188, 217
Castejón  Espinosa, Antonio· 18, 68, 75, 76, 77, 78, 80, 81, 82, 86, 105, 110, 125, 126, 127, 128, 131, 134, 135, 136, 136, 141, 142, 144, 147, 148, 149, 150, 151, 153, 166, 167, 174, 175, 185, 186, 187, 191, 204, 205, 207, 208, 209, 210, 211, 212, 214, 227, 229, 230, 231, 234, 237, 239
Castellano González, Manuel · 97
Castelló Pantoja, Luis· 17, 18, 21, 30, 31, 45, 259
Cayetano de la Fuente · 38
Cea Belmonte, Francisco · 150
Cejudo Belmonte, Antonio · 56
Cernuda Fandos, Eleuterio · 185, 186
Cerón Gil, Alfonso · 150, 152
Chamorro Cascos, Alfonso · 69, 92, 140, 167
Chico Rodríguez, Martín · 49
Chiscano Pérez-Cortés, Julián · 44
Cienfuegos Bravo, Pedro · 59, 100, 101
Collado Ramírez, Bartolomé · 31
Conrado Balmón, Manuel · 129
Cornejo Redondo, José · 57
Coronado Gómez ·, Consolación 49
Corrales Rosco, Manuel · 49
Corretjer  Duimovich, Adolfo· 64, 66, 84, 148
Cortés Holguera, José · 46
Cortés Mateos, Juan · 64, 86, 92, 130, 145, 189, 218
Cortés Mera, Joaquín · 100, 103
Cuadrado Díez, Santiago · 18
Cubert Blasco, Alfredo · 54
Cubert Martínez, Enrique · 54
Cuevas Bermejo, Fernando · 186
Cuevas Santos de Mera, Zacarías · 54
Dávila Benítez-Donoso, Juan de Tena · 44
de Castro Martínez, Francisco · 41
de la Mata Massot, Julio · 234
de la Vega Mohedano, Miguel · 19, 39, 55, 56
de Mena San Millán, Luis Alberto · 50
de Miguel Clemente, Francisco · 210
de Miguel Ibáñez, Guillermo · 48, 50, 106, 192, 206, 215
de Miguel Lancho, Jesús · 30, 35, 109
de Miguel Vilar, Juan · 78, 167, 191
de Mora Requejo, Alfonso · 85, 86, 90, 110, 111, 129, 130, 188, 214, 234
de Oro Pulido, Antonio · 140, 148, 166, 167, 201
de Pablo Hernández, Nicolás · 23, 35, 58, 61, 109, 138, 206, 216
de Peralta Montero de Espinosa, Ramón · 141
de Sancha Tenorio, Rafael · 234
de Tella Cantos, Heli Rolando · 140, 142, 148, 157, 166, 172, 202, 203, 220, 227, 237, 242
del Busto Palacios, César · 234
Delgado Gómez, Enrique · 59
Díaz Alvarado, Juan · 26, 97, 116
Díaz de Liaño, Marciano · 220
Díaz Domínguez, Miguel · 234
Díaz García, Fidel · 49
Díaz Lancharro, Antonio · 25
Díaz Toro, Felipe · 119
Díaz-Ambrona Moreno, Juan · 145
Díaz-Trechuelo Benjumea, Francisco · 178, 224, 225
Diéguez Paredes, José · 150
Diez Navarro, Juan · 148
Domínguez Serrano, Juan · 68
Donoso, teniente · 27
Donoso Pozo, Eugenio · 44
Doñoro Durán, Antonio · 193, 205
Durán Machuca, Rafael · 38, 40
Encinas González, Carlos · 69, 74
Escola Diego, José · 119, 123
Espinosa Buendía, Eulogio · 234
Espinosa Carroza, Andrés · 119, 122
Espinosa Rodríguez, Francisco  · 65, 66, 86, 129, 217, 219
Esteban Pagador, Juan · 25
Estévez Solís, José · 234
Falcone Salguero, Marcos · 31
Fatuarte Rodríguez, Amalio · 35
Feliú Cardona, Enrique · 86, 89, 188, 214, 234
Fernández Albarrán, Fernando · 131, 134
Fernández Álvarez-Mijares, José · 18
Fernández Blanco, Luciano · 225, 235
Fernández Blázquez, Emilio · 25
Fernández Casares, Francisco · 56
Fernández Palacios, Otilio · 19, 30, 50, 83, 177, 187, 192, 193, 204, 218
Fernández Santamaría, José María · 44
Fernández Vidal, Casimiro · 234
Fernández-Nespral Salazar, José · 55
Ferreira Arial, Hipólito · 188, 234
Ferreira de la Torre, Eduardo · 55
Fiol Paredes, Rafael · 218, 219
Firley Garaboa, Juan · 234
Flecha Rodríguez, Manuel · 35
Franco Bahamonde, Francisco· 26, 27, 28, 63, 67, 68, 90, 110, 111, 112, 113, 134, 135, 136, 142, 143, 154, 156, 165, 175, 178, 184, 189, 197, 198, 199, 200, 201, 202, 220, 222, 227, 228, 229, 258, 260
Frutos Moreno, Eladio · 31
Fuentes Ferrer, Gabriel · 28, 50, 56, 68, 75, 76, 77, 78, 79, 150, 152, 189, 190, 213, 214
Furundarena Pérez, Valeriano· 19, 21, 47
Galán Bernal, Manuel · 234
Gallardo San Juan, José · 150
Gallego Cantón, Francisco · 234
Gallego Gallego, José · 28
Gallego Mora, Emilio · 25, 36
Gálvez Gabardino, Serafín · 104
Gambín Dávila, Juan · 235
García Caballero, Vidal · 44
García Calderón, Rafael · 40
García Flores, Antonio · 141
García Gómez, Andrés · 25
García Gómez, Antonio · 81
García Hernández · 52
García Jiménez, Francisco · 28, 54
García Larrubia, Alfonso · 100, 103
García Laso, Felipe · 150
García López, Juan · 100
García Martínez, Manuel · 27, 28, 33, 37, 54
García Mercé, Vicente · 234
García Morcillo, Florencio · 49
García Pina, Juan · 76
García Rodríguez, Leopoldo · 19, 30, 31, 204
García Suárez, Florencio · 204
García-Pumariño, Julián · 18, 19
Garrido Moreno, Obdulio · 57
Garrido Pérez, Blas · 235
Gata Igartúa, José · 83, 89, 179
Genil Moreno, Antonio · 233
Gil Delgado, Álvaro · 194
Gil Mendizábal, Vicente · 115, 121, 145, 178
Giral Pereira, José · 22
Giraldo Ruiz, Juan · 234
Godoy Benítez-Donoso, Juan · 44
Golmar Barra, José · 129
Gómez Benítez, Lorenzo · 111
Gómez Cantos, Manuel · 27, 28, 33, 38, 40, 44, 45, 54, 57
Gómez Gómez, Martín · 233
Gómez Merino, Manuel · 25
Gómez Pérez de las Mazas, Daniel · 209
Gómez Visedo, Cecilio · 211
González Alfaro, Francisco · 234
González Barrero, José · 83
González de Ampuero Mejías, César · 147, 156, 188, 217, 219
González de Mendoza Cortijo, Antonio · 28
González Delgado, Martín · 28, 54, 192, 204
González Pérez-Caballero, Rafael · 66, 84, 85, 88, 188, 191, 212, 213, 214, 234
González Villalobos, Miguel · 50
González Villarino, Juan · 56
Gordo Ortiz, José · 138
Gorrón Seco, Simón · 204
Gragera Carrasqueño, Luís · 39
Gragera Martínez, Francisco · 26
Gragera Paredes, Máximo · 31
Granados Ruiz, Miguel· 20, 23, 46, 52, 54, 61, 99, 100, 164
Granda Galea, José · 54
Granulleque González, Mariano · 80, 149, 150
Grigoroff Ivanoff, Dimitri · 80, 152
Grillo, Inocente · 103
Guisado Lozano, Antonio · 54
Guitar de Virto, José Ángel · 148
Gutiérrez Fernández, Manuel · 54
Gutiérrez Velázquez, Salvador · 233
Hassen Bey, Ahmet Handi · 186, 260
Haya González, Carlos · 137, 143, 173, 178
Heredia Córdoba, Luis · 234
Hernández Izquierdo, Ángel · 87
Hernández Rujano, Juan · 234
Herráez López · 234
Herrero Hernández, Antonio · 150
Holguín Alonso, Jacinto · 44
Ibarra Pérez, Luis · 25
Iglesias González, Manuel · 25
Iniesta Serrano, Eduardo · 234
Isidoro Donoso, Domingo · 44
Iturzaeta González, Francisco · 136
Lagoa Gómez, Victoriano · 31
Lahuerta Ciordia, Luis · 202, 203
Lázaro Jiménez, José · 39
León Barquero, Pedro · 19, 204, 205
León López, Gregorio · 233
Linos Lage, José · 49, 156, 166, 202, 203, 221
Llanos Ramos, Andrés · 40
Llanos Sánchez-Bendito, Juan · 28
Lluch Sureda, Alejo · 234
Lobo Navascués, Mariano · 28, 37, 38, 51, 54
Lombas Méndez, Isidoro · 103
López Alonso, Juan · 88
López Díaz, José · 234
López Gómez, Francisco · 152
López Maraver, Arturo · 86, 147, 188
López Pleguezuelo, Fernando · 56
López Sánchez, Buenaventura · 179
López Serrano, Narciso · 48
López Verdasco, Manuel · 75
Lozano García, José · 50
Lozano Pérez, Juan F. · 40
Lozano Tejeda · 33
Lucas Benítez · 51
Luengo Muñoz, Manuel · 29, 33
Luque Yedra, José · 234
Luna Meléndez, José · 48, 57
Macías Tomás, Manuel · 25
Madera Correa, Casimiro · 48
Madroñero Madroñero, Sinforiano · 35, 206, 215, 216
Maestre García, Juan · 25
Magariños Casa, Serafín · 150
Maltrana Galán, Rafael · 73, 76
Mancha Cortés, Federico · 50
Mansego Castañeda, Manuel · 25
Manzano Marín, José· 26
Manzano Pérez, Jesús · 21, 176
Mañara, cabo ·28, 33
Marín Delgado, Francisco · 150
Marín Gómez, Andrés · 234
Mármol Arrabal, Francisco · 215
Mármol Martín, Miguel · 88, 89, 234
Mármol Pérez, Juan · 234
Márquez Barona, Salvador · 32
Martín García, Antonio · 234
Martín Ruiz, Antonio · 234
Martín Zafra, Andrés · 235
Martínez Barrio, Diego · 22
Martínez Cartón, Pedro · 35, 48, 132, 141, 176
Martínez Espeleta, José · 234
Martínez Estor, Tomás · 234
Martínez García, Miguel · 88
Martínez Izquierdo, Tomás · 50
Martínez Mata, Francisco · 215
Martínez Vara de Rey, Carlos · 178, 202
Mata Alburquerque, Manuel · 206
Matallana Gómez, Manuel · 22
Matías de las Heras, Zacarías · 139
Medina González, Juan · 111, 112
Mejías Rivera, Domingo · 204
Meléndez Galán, Luís · 68, 76, 125, 137, 149
Membrillera Beltrán, Manuel · 87
Méndez Lemus, Benito · 19, 31, 211
Méndez Penco, Rafael · 31
Méndez-Benegassi García Mora, Mario Luis · 44
Menéndez Serrano, Manuel · 150
Merino Orozco, Antonio · 25
Miaja Menant, José · 21, 22, 57
Miranda Vega, Antonio · 25, 33, 73, 74, 75, 76, 80
Mola Vidal, Emilio · 18, 22, 63, 64, 67, 134, 143, 227
Molina Fernández, Antonio · 234
Molina Rodríguez, Pedro · 44
Morales Zallas, Manuel · 150
Morcillo Rodríguez, Felipe · 28
Moreno de Monroy, José · 64
Moreno Gañán, Emilio · 116
Moreno Vaquerizo, Evaristo · 44
Moriano Carnicero, Luis · 22
Morillo Sánchez, Antonio · 44
Morín Clemente, Tomás · 38, 40
Moruno Sánchez, Narciso · 25
Mota Mimbrero, Amador · 31
Moya Barra, José · 150
Muñoz Cano, Humberto · 39
Muñoz González, Nicolás · 234
Muñoz Lozano de Sosa, Alfonso · 137, 141
Muñoz Rivas, Alfonso · 150
Murillo Manzanedo, José · 54
Murillo Martínez, Vicente · 44
Murillo Pulgar, Manuel · 49
Navarrete Alcal, Ernesto · 82, 136
Navarro Méndez, Jerónimo · 51
Niebla Martín, Francisco Diego · 234
Nieto Cabañas, Jenaro · 82, 205
Nieto Carmona, Andrés · 35
Nieto Martín-Romo, Leopoldo · 29
Nogales Rodríguez, Manuel · 138
Núñez Romero, José · 145
Oliver Sagrera, José · 64
Ollé Marqué, Juan · 234
Orrego Matamoro, Juan · 70
Ortega Pérez, Feliciano · 87
Ortigosa Oraá, Pedro · 118, 119, 123, 124
Ortiz Caballero, Isidoro · 44
Oteo Cámara, Florencio · 88
Otero Guerra, Fabián · 55
Pacha Soltero, Pedro · 70
Pachón Núñez, Olegario · 35, 158, 159, 261
Pagador Rosario, Fernando · 25
Palmero Palmeta, Jaime · 194
Palo Martín, Sofía · 145
Paradas Fernández, Severiano · 234
Parejo-Bravo Casas, Constantino · 54
Parra Rubio, José · 26
Parra Yerga, Francisco · 26
Pascual Cid, Delmecio · 234
Pastor Palacios, Antonio · 17, 113, 114, 137, 162, 164, 176, 190, 227
Penco Zamorano, Manuel · 152
Pereita Vela, Manuel · 18
Perera de Matos Soler, Manuel · 141
Perera García, Manuel · 57, 221
Pérez Almendro, Justo · 104, 116, 107, 118, 119, 122, 219
Pérez Blasco, Miguel Ángel · 99, 101, 102
Pérez del Villar Lozano, Bernardo · 54
Pérez Fernández, Manuel · 49
Pérez Garrido, Manuel · 47
Pérez Guerra, Venerando · 150
Pérez Lafuente, Manuel · 234
Pérez Oniveniz, Miguel · 119
Pérez Rodríguez, Eulalia · 145
Pinillos Bravo, Diego · 233
Pino Calderón, José · 54
Piña Vera, Juan · 81
Piris, Vladimir · 235
Pla Álvarez, Luis · 101
Portales Albero, Antonio · 234
Pozo Blanco, Gonzalo · 72
Pozo Hidalgo, José · 44
Prado Zarzo, Francisco · 119
Prieto Romero, Manuel · 233
Prieto Monterrubio, Mateo · 25
Puente Ruiz, José · 27
Puerto Atanasio, Manuel Vicente · 54
Puigdengolas Ponce de León, Ildefonso · 45, 46, 47, 49, 50, 51, 57, 58, 69, 71, 73, 74, 82, 83, 84, 85, 89, 92, 94, 105, 106, 107, 108, 109, 111, 112, 113, 114, 115, 116, 117, 119, 120, 126, 146, 155, 157, 176, 177, 192, 193, 198, 199, 206, 207, 208, 211, 215, 217, 221, 227, 239
Queipo de Llano, Gonzalo · 19, 22, 52, 58, 64, 68, 69, 110, 111, 113, 135, 136, 154, 226, 229
Quintana Ladrón de Guevara, Juan · 128
Quintana Pulgarín, Braulio · 25
Quintanilla de Gomar, Rafael · 104, 219
Ramallo Thomas, Manuel · 218
Ramírez Carretero, Pedro · 25
Ramírez Vilches, Pablo · 223
Ramos Cárdenas, Rafael · 234
Ramos Díaz de Vila, Gonzalo · 138
Recio Andreu, Emilio · 19, 30, 47
Redondo Linares, José · 123
Rejas Portillo, José · 49
Reventós Girona, Pablo · 89
Reyes Caro, Juan · 119
Riballo Calderón, Anastasio · 18, 50, 82, 85, 86
Riesco, Valeriano · 235
Ríos Lagrimal, Leopoldo · 175
Ripoll López, Luís · 157, 158, 210
Riquelme y López-Bago, José · 22, 30
Rivas Peral, Manuel · 188, 234
Robado Ayala, Luis · 44
Robles Macías, Vicente · 21
Rocha Macías, Pedro · 118, 119, 122
Rodrigo Cifuentes, Fernando · 188, 212, 234
Rodríguez Barrena, Rafael · 50
Rodríguez Beza, Romualdo · 76
Rodríguez Bolado, Darío · 234
Rodríguez Cifuentes, Fernando · 88, 153
Rodríguez Cortés, Atanasio · 44
Rodríguez Fernández, Manuel · 235
Rodríguez García, Constantino · 119
Rodríguez González, Francisco · 192
Rodríguez Lorite, Manuel · 150
Rodríguez Machín, Antonio · 35
Rodríguez Medina, Carlos · 27, 37, 40, 44, 51, 54, 57, 139, 143, 144, 149, 151, 155
Rodríguez Ramos, Agustín · 56
Rodríguez Repiso, Diego · 192, 193, 219
Rodríguez Rodríguez, Fidel · 25
Rodríguez Sáenz, Mariano · 152
Rodríguez y Díaz de Lecera, José · 178
Roig Visa, Antonio · 88
Roldán Loris, Luis · 234
Romero Donoso, Luis · 40
Romero Godoy, Antonio · 25
Romero Quintana, Francisco · 25
Romero Romero, Manuel · 233
Romero Solano, Luis · 159, 261
Romero Vives, Manuel · 235
Ropero García, Leonardo · 220
Rotger Pons, Alfonso · 234
Rubio de Castro, Mariano · 80, 126, 149, 152, 210
Rubio Lozano, Juan · 32
Ruiz Calderón, Juan · 65, 67
Ruiz Carrazón, Vicente · 101
Ruiz Farrona, José · 19, 31, 176
Ruiz García, Jacinto · 25, 205
Ruiz Luque, Ángel · 150
Ruiz Martín, Jacinto · 83, 177
Ruiz Mateo, Emilio · 140, 141, 184
Ruiz Moruno, Andrés · 25
Ruiz Núñez, Francisco · 87, 88
Sáenz de Santa María Marrón, Óscar · 69, 130, 153, 199, 217, 218
Sáez Calzadilla, Aniceto · 233
Sainz-Trápaga Escandón, Francisco · 86, 130, 154, 188, 212, 234
Salgado Sánchez, Dámaso · 38
Sampérez Ladrón de Guevara, Armengol · 35
Sánchez Bolaños, Julián · 21, 176
Sánchez Boza, Manuel · 25
Sánchez Bravo, Antonio · 50, 193
Sánchez del Arco, Manuel · 35, 75, 76, 261
Sánchez Gallego, Leandro · 32
Sánchez Moreno, José · 81
Sánchez Raposo, Manuel · 29
Sánchez Rodríguez, Apolinar · 234
Sánchez Saiz, Luis · 141
Sánchez Valentín, Manuel · 81
Sánchez-Barcaiztegui Gil de Sola, Marcial · 86, 129, 190,
Sánchez-Barriga Claros, Feliciano · 36, 42
Sancho Trujillo, Joaquín · 31
Sandoval Chamorro, Antonio · 30
Santacruz Ceña, Juan · 233
Santiago Rodríguez, Joaquín · 150
Santo Tomás Ganze, Lorenzo · 88
Seguí Bauxauli, Vicente · 234
Segura Otaño, Enrique · 116
Serrano Montaner, Alberto · 64, 66, 68, 86, 145, 147, 153, 167, 187, 188, 190, 217
Serrano Muriel, Manuel · 150
Silos Tapia, Antonio · 28
Silva Cano, Diego · 204
Silva López, Felipe · 123
Silveira Nieto, Román · 51, 71, 104, 219
Soler Madrid, Carlos · 194
Sosa Hormigo, José · 35, 50, 225
Soto López, Manuel · 44
Tablado de la Hoz, Félix · 235
Tamayo Díaz, Tomás · 221
Taranco Martín, Ramón · 234
Tejeda Romero, Antonio · 49
Tejeda Romero, José · 49
Ten Turón, Alfonso · 50, 83, 113, 114, 115, 204
Tena Sánchez, José · 44
Tena Santos, Juan · 31
Terrón de la Cámara, Crispiniano · 35
Terrón Martínez, Juan · 31, 50, 82, 204
Tiede Zeden, Carlos · 80, 126, 152, 191, 211, 223, 224
Torrado Jaramago, Antonio · 119
Trejo Gallardo, Anselmo · 35
Trigo, Manuel · 52
Valentín Cuadrillero, José · 139
Valls Gassó, Juan · 234
Valois, Diego · 234
Vasco Muñoz, Pedro · 26
Vázquez Prieto, José · 234
Vázquez Ramos, Fernando · 27, 28, 110, 111, 113
Vega Cornejo, José · 18, 28, 35, 38, 46, 51, 70, 71, 104, 106, 107, 115, 116, 119, 219
Vega Rodríguez, José · 104, 120, 219
Velasco Crespo, Antonio · 28
Verd Moner, Gabriel · 210
Verdú Verdú, Pío · 86, 88
Vicente Alarcón, Onofre · 234
Vicioso Corraliza, Francisco · 54
Vidal Lóriga, Antonio · 108
Vierna Trápaga, José · 64, 147, 167, 186, 213, 214, 217
Vila Izquierdo, Federico · 28, 37, 261
Villa Baena, Antonio · 92, 133
Villalba Carrasco, Teodoro · 145
Villalba Sánchez-Ocaña, Antonio · 235
Villalobos Román, Avelino · 175
Villarreal Muñoz, Juan · 52
Yagüe Blanco, Juan · 18, 42, 87, 93, 156, 166, 167, 169, 172, 175, 177, 184, 186, 189, 190, 197, 198, 199, 200, 202, 207, 208, 209, 212, 213, 220, 227, 228, 230, 231, 233, 244, 246, 259, 260
Yilali Urriagali, Hamidi ben · 235
Zambrano Blanco, José · 61
Zamora García, Gumersindo · 28
Zapata González, Elías · 51