Cuaderno de bitácora de un viajero a lo pasado de la ciudad que le vio nacer. Pequeñas cápsulas del tiempo, pequeñas curiosidades que voy descubriendo en el papel de los libros y periódicos de aquellos que fueron testigos de otro tiempo, y que con estos artículos vuelven a la luz. Quedan invitados a acompañarme en este viaje.

martes, 17 de junio de 2008

Un paseo con don Nicolás Díaz y Pérez. Badajoz 1887. 1ª Parte


Vamos a probar el nuevo prototipo de máquina del tiempo que utiliza energía luminosa en forma de rayos láser para curvar el tiempo, ha sido ideada por el físico de la Universidad de Connecticut, Ronald Mallet. Ha utilizado ecuaciones basadas en las teorías de la relatividad de Einstein para observar la curvatura del tiempo a través de un rayo de luz circulante obtenido por medio de una disposición de espejos e instrumentos ópticos.

Teníamos una cita con Don Nicolás para poder ver como era el Badajoz de hace 120 años.

Comenzamos un paseo por el Badajoz de 1886, acompañando a Don Nicolás que nos va a ir contando, a modo de visita guiada, el Badajoz de su tiempo…

"Badajoz cuenta con una población de derecho que sube a 24.311 almas. Tiene buenas escuelas, tres bibliotecas (la provincial del Instituto, la del Seminario y la pública de la Sociedad de Amigos del País), un Instituto, una Escuela Normal, un Seminario, Museo arqueológico, buenos hospitales (el civil y el militar), Parque de Ingenieros, Maestranza de artillería, cuarteles, establecimientos comerciales, cafés, teatros, paseos, etc., etc.

Sus comunicaciones férreas con Lisboa, Sevilla y Madrid, hacen hoy de esta ciudad un pueblo nuevo donde renace la vida y la actividad de que antes carecía.

Por otra parte, los progresos que en estos últimos años ha logrado la Higiene en toda Extremadura, y especialmente en Badajoz, desde que ha sido dotado de buenas aguas potables y el vecindario deja de usar, para su alimentación, la del Guadiana, la salud pública ha mejorado marcadamente. […]

Aparte de lo que para esto hayan influido las nuevas aguas potables, suman para este resultante él haber dado corriente al charco que formaban las aguas estancadas en el llamado charco del puente, el arbolado que se ha plantado en los paseos y las murallas, el alejamiento de las esterquerías, situadas lejos de la población, la prohibición de criar cerdos en los corrales de las casas y de enterrarse en las iglesias, y la situación del nuevo cementerio a tres kilómetros de la población. […]

Badajoz tiene hoy dos bonitos paseos: uno interior y otro exterior; el primero en el llamado Campo de San Francisco y el segundo, a la izquierda de la carretera de Portugal, denominado el Vivero, y ambos muy modernos, como que el primero es del año 1836 y el segundo de 1862. […]

La plaza de la Constitución, antiguamente campo de San Juan, por encontrarse en ella la Catedral, templo dedicado al Bautista, es uno de los sitios más alegres de la ciudad. En ella está el antiguo teatro. A su frente se ve la casa consistorial, de construcción moderna. En su planta baja están las oficinas de la comprobación de pesas y medidas y la audiencia de lo criminal; en el piso superior las oficinas municipales, el archivo y un precioso salón de sesiones con pinturas al fresco que no dejan de tener mérito. […]

Al costado izquierdo de la casa consistorial se alza la catedral, y el derecho lo cierran una línea de casas particulares, en su mayoría ocupadas por comercios, cafés y librerías.

En la calle Hernán Cortes está el Instituto, Escuela Normal, Diputación Provincial, Museo Arqueológico y Sociedad de Amigos del País, albergados bajo el mismo edificio, que en su antigüedad fue convento de religiosas agustinas, construido en 1680 por el obispo D. Juan Marín de Rodezno. La Escuela Normal ocupa la parte que aún se conserva de lo que fue convento de monjas agustinas, bajo la advocación de Santa Catalina, y las demás corporaciones restantes lo edificado recientemente. El Instituto ocupa quizás la mejor parte. Sus cátedras están bien instaladas y el paraninfo es muy elegante y se encuentra decorado con gusto. En la planta baja están la Sociedad Económica de Amigos del País, que cuenta con una buena biblioteca que la ha hecho pública, y la Comisión provincial de Monumentos, que tiene un modesto museo de objetos antiguos. […]"

Hagamos un paréntesis a las explicaciones de Don Nicolás y aprovechemos para ver unas pinceladas de la historia del Convento de Santa Catalina:

Podemos observar en el plano el solar que ocupaba el convento de Santa Catalina, anexo al cuartel de San Francisco. El convento de Santa Catalina había sido fundado en Badajoz en 1515 en la actual calle Montesinos. La congregación fue trasladada a las casas del canónigo D. Francisco Morquecho en 1624 sitas en el solar que nos ocupa. La iglesia y torre daban a la entonces llamada calle de Jerez y también de Santa Marina, llamadas así por ser la calle que desembocaba a dicha puerta de la ciudad. (Actuales calles Pedro de Valdivia y del Obispo).

La puerta principal daba a la calle Hernán Cortés, entonces sin vecindad, y que empezó a llamarse calleja de Santa Catalina. La construcción que hizo de nuevo toda la iglesia y la torre, y que subsistió hasta el siglo XX (para derribarla fue preciso incluso la utilización de explosivos), fue erigida por el obispo citado por Don Nicolás. Antiguamente había una calleja que separaba el convento de Santa Catalina y el de San Francisco, pero durante los siglos XVII y XVIII el convento fue ampliando sus dominios hasta llegar a la actual calle Felipe Checa, ocupando incluso la calleja que le separaba del convento vecino.

En 1836 se suprime el convento en la desamortización de Mendizábal y en 1837 la Real Sociedad Económica de Amigos el País de Badajoz (creada en 1815) solicita, al hallarse sin local propio, parte del convento que se encontraba sin uso, para el establecimiento de una Academia de Dibujo.

La Junta de edificios Nacionales de Badajoz les concede la iglesia con sus dependencias. Desde este año de 1837 hasta 1844 la Económica usufructuó sola el local, año que se apertura la Escuela Normal de la Provincia.

En 1851 se traslada el Instituto (se había creado 6 años antes) en locales que habilitó la Económica.

En 1864 la Diputación adquiere las casas en el espacio que ahora ocupa para derribarlas y construir una Pensión de alumnos internos del Instituto de 2ª Enseñanza.

En 1871 consigue, por fin, la Económica abrir la Biblioteca Pública de la Sociedad.

Continuaremos el paseo con Don Nicolás en una segunda parte…

1 comentario:

asoarte dijo...

Buenas tardes. Haciendo una búsqueda por Google he entrado a este magnífico blog y, abusando un poco de lo que me parece un gran rasgo de generosidad por su parte, compartir tanta y buena información histórica sobre su tierra, me atrevo a preguntarle sobre si tendría datos sobre Cristobal de Morales, pintor del XVII e hijo del Divino Morales, pues hasta ahora no encuentro nada más que mención al mismo muy de pasada. Se trata de una investigación que estamos llevando a cabo sobre un cuadro y que va firmado con unas iniciales que encajan con el nombre de este autor, pero desconocemos su obra.
Sea o no fructífera la consulta, le quedo agradecida y espero que perdone mi atrevimiento.