Cuaderno de bitácora de un viajero a lo pasado de la ciudad que le vio nacer. Pequeñas cápsulas del tiempo, pequeñas curiosidades que voy descubriendo en el papel de los libros y periódicos de aquellos que fueron testigos de otro tiempo, y que con estos artículos vuelven a la luz. Quedan invitados a acompañarme en este viaje.

domingo, 15 de septiembre de 2013

Moustache, recuerdo de un héroe muerto en el sitio francés de 1811 a Badajoz



Moustache (bigote o mostacho), era el nombre de un famoso perro francés que hizo casi todas las campañas napoleónicas del Consulado y del Imperio.

Era un barbet o perro de aguas francés, con largas orejas y pelo lanoso, largo y rizado. Daba la impresión de tener barba y bigote. Este soldado de la Grande Armée estaba dotado de notable inteligencia y siempre demostró una dedicación ejemplar.

Nacido en una granja de Falaise, en Normandía, en septiembre de 1799, fue dado a los seis meses a un comerciante de comestibles en Caen. Un día, cuando el joven perro estaba deambulando por las calles de Caen, pasó una compañía de granaderos de élite que desfilaba al son del tambor. Atraído, tal vez, por la música, nuestro cuadrúpedo travieso siguió la estela de los granaderos, se puso a la altura de un tambor y decidió seguirlos hasta los cuarteles.

Fue así como el joven Barbet se alistó en la media brigada de la guarnición, que lo adoptó. Fue bautizado con el nombre de "Moustache" y aprendió el oficio.

La guarnición de Caen era en ese momento la 40ª media brigada de infantería de línea. En la entrada del cuartel se acostumbraba a ver a nuestro "perro" de guardia cerca del centinela, y ladrando cada vez que alguien entraba o salía. Estaba muy apegado a los soldados.

El animal estaba dotado de "una nariz" verdaderamente extraordinaria. Los soldados se divertían descubriendo el don natural del perro y llegaron a resultados sorprendentes. Le daban a oler un sombrero, una bolsa o cualquier otro objeto perteneciente a alguno de los soldados. Cualquiera que fuera la distancia, el perro se las arreglaba para llegar al soldado al que pertenecía el objeto que se le había hecho oler.

En enero de 1800, amenazado por una invasión austriaca, Napoleón, entonces Primer Cónsul, decidió dividir sus fuerzas en tres ejércitos. El primero estaba situado a orillas del Rin de Estrasburgo a Basilea, al mando del general Moreau, y el segundo, bajo el mando del general Massena estaba situado entre Génova y Niza, y el tercer ejército, llamado de Reserva, se formará entre Dijon y Ginebra.

El ejército de Reserva, al mando del Primer Cónsul, cruzará los Alpes para tomar al enemigo por detrás de Italia.

Durante el mes de marzo de 1800, el general Gardanne, al mando de la 14 división militar de Caen, recibió la orden de ir hacia el sur-este de Francia para ir a la Reserva del Ejército. Los tres batallones de la 40ª media brigada parten con su "mascota". Durante la marcha, como un explorador, a menudo el valiente perro se coloca delante de la columna.

A principios de abril, la 40ª media brigada llega a los alrededores de Dijon. Se incorporan a ladivisión del General Watrin, del Cuerpo de vanguardia al mando del general Lannes. La misión de esta vanguardia, compuesto por tropas de élite, fue limpiar todo lo que podría ser obstáculo del avance del ejército principal.

En la noche del 14 al 15 de mayo, Moustache y su media brigada llegaron los primeros, con el general Lannes en cabeza, al Col du Grand-Saint-Bernard. La ascensión por senderos cubiertos de nieve y terribles precipicios, era muy difícil. Después de un descanso, las tropas marcharon hacia el Valle de Aosta en la dirección de la llanura del Po.

El 9 de junio Lannes destrozó a los austriacos en Montebello.

El 13 de junio, la víspera de la batalla de Marengo, la 40ª media brigada, estacionada en el corazón del Piamonte, en el valle de Balbo, no lejos de la ciudad fortificada de Alejandría, fue sorprendida por la noche por un destacamento austriaco.

Moustache, que estaba dando su pequeño paseo, logró localizar un espía austriaco disfrazado, que se había infiltrado en el campamento francés. Su furioso ladrido da la alarma, y después de una breve lucha, fue rechazado el enemigo.

Durante este encuentro Moustache resultó levemente herido en el muslo por una bayoneta.

Como recompensa por su valiente acción, fue citado en el orden del día, siendo premiado, recibiendo a partir de entonces un aseo diario, un cuenco de comida adicional y un peinado una vez a la semana.

Al día siguiente fue la batalla de Marengo. Aunque cojeaba un poco, Moustache, que iba en cabeza de la media brigada, vigilaba de cerca al portador de la bandera. Un enorme mastín austríaco trató de atacar al abanderado. Moustache se lanzó con valentía contra el mastín cuando por una bala cayó muerto su oponente canino. Momentos después Moustache recibió una bala que le atravesó una oreja y le rozó el hombro.

Después de esta victoria, Napoleón se fue a Milán el 24 de junio, y luego regresó a París, tras haber confiado el mando del ejército al general Brown. El ejército austríaco, aunque seriamente dañado, seguía amenazando en el Tirol italiano.

La misión del general Brune era pasar a la orilla izquierda del Mincio y empujar a las fuerzas austriacas de este sector.

Siempre presente en la división del general Watrin, la media brigada del valiente Moustache, al mando del coronel Legendre Harvesse, participa el 25 de diciembre 1800 en la Batalla de Pozzolo y el 26 en la de Mozzembano.

Todas estas victorias conducirán a la firma de la paz de Luneville entre Francia y Austria, que será firmada el 9 de febrero 1801.

El 22 de marzo 1801, la 40ª media brigada recibió la orden de regresar a Francia para ir al departamento de Finisterre. Moustache siguió a sus compañeros que tenían guarnición en Brest, y luego, en 1803, al campo de Saint-Omer en el Pas de Calais.

En septiembre de 1803, el ejército francés se reorganizó y la media brigada del valiente cuadrúpedo, se convierte en el 40º regimiento de infantería de línea que estará ahora integrado por cuatro batallones.

El campamento de Saint-Omer, cuya sede se encuentra en Boulogne-sur-Mer, tenía, como comandante en jefe, al general Soult.

A finales de agosto de 1805, la Grande Armée, establecida en los diversos campamentos en las orillas del Canal, comienza su movimiento, en dirección a Austria.

El 40º regimiento de línea, al mando del coronel Legendre Harvesse, se encuentra en la división del general Suchet del quinto Cuerpo bajo el mando del mariscal Lannes. El 2 de septiembre, el regimiento y su "mascota" partió hacia el Rin, que franquean el 30 de septiembre.

El 2 de diciembre de 1805 en Austerlitz, Lannes, al mando del ala izquierda francesa, tiene por misión cortar el ala derecha rusa del General Bagration, en el camino a Olmutz, hacia el norte. La batalla se está librando desde hace muchas horas para tratar de contener a los rusos.

Los regimientos 34º y 40º de línea cargan con las bayonetas, y literalmente se funden con los rusos. En este cuerpo a cuerpo el intrépido Moustache se lanzó, bajo el fuego de las balas y de metralla, a ayudar al portador de la bandera de su regimiento. El soldado se encontró repentinamente aislado y rodeado por el enemigo. Él se defiende como puede, blandiendo el mástil del "Eagle".

Pero la resistencia es inútil y el abanderado está a punto de sucumbir. "A la bandera" gritaba el infortunado soldado con voz desesperada. Por desgracia, nadie le oye. Nadie, excepto Moustache. El perro corre, pero no pudo hacer nada por el soldado, herido de muerte, que se derrumba agarrando la bandera contra él.

El valiente animal salta sobre el cadáver del portador de la bandera, ladrando furiosamente, enfrentándose a los rusos que querían capturar "el águila". 

 
Está a punto de ser ensartado por las bayonetas, cuando de repente, un tiroteo hizo huir al enemigo. Moustache, aprovecha este breve momento y hábilmente agarra con la boca el asta de la bandera. Tira con todas sus fuerzas de la bandera que está bajo el cuerpo del soldado desafortunado, y consigue llevar los fragmentos desgarrados del triunfante "Eagle" hacia las líneas francesas, pero cuando aún no había llegado una bala le destroza una pata, cayendo cerca de las líneas francesas, siendo encontrado poco después, sin fuerzas, pero manteniendo siempre en la boca el glorioso trofeo.


Esta hazaña le valió una pata rota, pero también todos los honores.

El mariscal Lannes le impuso en persona un collar con una medalla de plata grabado en un lado:

"Moustache, chien français. Qu'il soit toujours respecté comme un brave"
Moustache, perro francés. Que sea siempre respetado como un valiente

Y en el otro lado:

"À la bataille d'Austerlitz, il eut la patte cassée en sauvant le drapeau de son régiment"
En la batalla de Austerlitz, sufrió la fractura de una pata por salvar la bandera de su regimiento

Moustache fue célebre, y pronto fue presentado al emperador, con quien saltó a la orden y ejecutó algunas gracias como la de hacer el saludo militar levantando una pata hasta la oreja.

Moustache participa después con su regimiento en las campañas en Prusia (Jena, 14 de octubre 1806) y Polonia (Friedland, 14 de junio 1807).

En julio de 1807, se encuentra en Silesia con el 5 º Cuerpo del Ejército de Ocupación, del mariscal Mortier.

Parte de Silesia el 8 de septiembre 1808 el 40º de línea hacia España, también con el 5º cuerpo del mariscal Mortier. El regimiento de Moustache, mandado por el coronel Chassereaux se incorporó en la división del general Suchet. El 30 de noviembre llegaron a Bayona y cruzan la frontera para Irún el 1 de diciembre.

Al final de diciembre de 1808, el 5º cuerpo llega a Zaragoza y su misión era cubrir el asedio de la ciudad hasta su rendición el 21 de febrero de 1809.

El 19 de noviembre 1809, el 40º de línea, en la división del General Girard, con valentía se acercó a los españoles bajo el fuego intenso de su artillería en Ocaña. Es en esta acción que el coronel del regimiento fue herido por un disparo en el hombro.

En 1810, el heroico Barbet era ya un "veterano" de la Grande Armée.

En 1811, Moustache y su regimiento continúan en la división Girard del 5º Cuerpo. El 26 de enero las tropas francesas del mariscal Soult se presentan ante Badajoz, que alberga una guarnición de más de 9.000 soldados, equipados con una artillería formidable, comandados por el General Menacho.

Con un tiempo abominable que duró varios días, el 40ª Regimiento de línea se establece en la margen izquierda del arroyo Calamón.

Pasaron las semanas y el asedio se prolongó bajo una incesante lluvia de balas.

Después de una feroz resistencia, la ciudad se entrega a los franceses.

Durante los últimos días del asedio, Moustache, el valeroso perro que había sobrevivido a multitud de batallas, es alcanzado por una bala de cañón, muriendo el 11 de marzo de 1811, día en que toman posesión de la ciudad los franceses. Ese día, se vio llorar a viejos veteranos ante su leal y valiente compañero.

Fue enterrado con honores militares en el borde del río Guadiana, con su collar y medalla, donde había caído. En su modesta tumba se colocó una gran piedra plana sobre la que estaba escrito el siguiente epitafio:

"Ci-gît Moustache, un brave, mort au champ d'Honneur"
Aquí yace Moustache, un valiente, muerto en el campo del honor

Badajoz fue recuperada en 1812 y tras terminar la guerra, en 1814, por orden de la Inquisición española, la tumba fue profanada: rompieron la piedra y desenterraron los restos del pobre perro para quemarlo.

Moustache entró en la leyenda.


El 11 de marzo de 2006 fue honrada su memoria con un homenaje y una placa en el famoso cementerio de mascotas de Paris.


7 comentarios:

Julián dijo...

Guau

Manuel Cienfuegos dijo...

Nunca he comprendido eso de dar medallas a animales o arrestarlos o tonterias de esas

Manuel Piñero dijo...

Maravillosa narración y grandes hazañas las de este perro. !Que honor hubiera sido contar hoy con su tumba en Badajoz! !Lástima de nuestro pasado!

IANTT dijo...

Una vez tengo que felicitarle por su magnifico articulo

IANTT- Jesús

Anónimo dijo...

Magnífico relato histórico. Muchas Gracias.

David dijo...

Doy gracias por existir esta pagina que tanto me esta gustando.
La acabo de descubrir y engancha, animos y a seguir asi.

MOISES DOMINGUEZ NUÑEZ dijo...

Buenas noches compañero:

Esta historia me recuerda aquella otra de Salero en Badajoz :

http://historiademonesterio.blogspot.com.es/2011/09/un-articulo-de-moises-dominguez-la.html

Va de mascotas-héroes .

Saludos y que la familia esta bien